Siete cantos

poesia_nihilsita

I

Han pasado muchos días. Muchos.

II

Alguien toca la puerta. ¿Será el misterio?
No. El misterio pasó a las 3pm.

III

Porciones grotescas de éxtasis, muchas.
Campos insoportables de soledad, muchos.
Trayectos saturados de sufrimiento, muchos.
Regiones iluminadas de sosiego, muchas.

IV

El mundo está cansado de repetir el cambio.
Quiere descansar, acobijarse con las sombras
de un olvido momentáneo.
Quiere dormir un cuarto de hora.

V

La desolación es andar perdido bajo las estrellas. Muchas estrellas.

VI

Los abismos se han ido.
Como una manada de gacelas.
Los filósofos temen morirse de hambre.

VII

Sin que nadie entienda la vida,
siguen pasando las noches. Muchas.

 

 

Poesía Contemporánea

50 años de poesía

50_años_de_poesía

He de escribir 50 años de poesía.
Para tener medio siglo de honda sombra,
medio siglo pescando en un río de propia sangre.
Año tras año sin saber cómo salir de la tierra
iré untando nubes a mi cuerpo
para hundirme en una lluvia
tan antigua como el dolor de la piedra.
Amasaré los días, día tras día
hasta que la noche se haga polvo amarillo.
Todos me preguntarán, Pablo
qué verdad has amarrado con tus cadenas de viento?
Yo les responderé:
Conozco un árbol que puso un pie
a navegar en la soledad de un cometa.
Así me dejarán tranquilo,
mirando cada estrella, mientras una por una
se va quedando ciega en el calor del tiempo.

He de escribir 50 años de poesía,
para tener medio siglo de inmensa isla,
medio siglo de danza en el vacío.

Poesía Contemporánea

El devenir

poema_julio_2013

Un clavo que me recuerda la tierra,
dura, punzante, clavada en la nada.
Es noche, la noche no tiene mapa.
Aquí han nacido y se han ido
como olas, olas despacio viajes
en la sed de mundos. Algo
sucede, apenas entra al pecho
se hace un devenir .
Queda atrapado en la industria
del olvido, doy mi mano
al minuto y me lleno de vértigo.

Una candela que me recuerda la tierra,
titileo, crepúsculo ardiendo en la memoria.

 

Poesía Contemporánea

Nadie lee un poema

poesia_muerte

Nadie
lee un poema
para calcular
cuantos minutos
le quedan por
vivir.

Nadie agarra
una estrofa
y se la amarra
como una corbata
para ir a casarse
con la luna.

Nadie
entiende que la metáfora
es un puente, sino ya
habríamos cruzado
la noche con sus mil
peces de luz.

Nadie
le abre los ojos
al verso,
para no quedarse
ciego con el fulgor
de su dolor.

Nadie
lee un poema
para no morir
sabiendo que no
sabía nada.

 

 

Poesía Contemporánea

el fin de la tierra

fin_de_la_tierra

Quién borrará la vida
para iniciar un nuevo
lamento. Todo

ya sucedió. Yacemos libres
debajo de campos
amueblados con rocas
y huesos. Esperando

el clímax de un ciego génesis.

Ahí entre polvo
quedaron sabidurías
hambrientas de más.

Quién fue el último
en ver la sombra
hacerse ala hacia luz.

El filo blanco del infinito
arrugándose en rojas
sierras de horizonte.

Quién fue el último
en ver la tierra
con ojos de microbio
y cantando con todas
las lenguas de las eras
un adiós

al camino.

 

 

Poesía Contemporánea

Dame el mundo

el_mundo

Dame el mundo, yo lo cuido.

Dame un martillo para clavar
una luz en los ojitos de los pájaros.

Dame el mundo, yo lo arreglo.

Dame una cuerda para amarrar
el tiempo al patio de la iglesia.

Dame el mundo, yo lo cambio.

Dame un trigal para hacer
volcanes calientes de pan fresco.

Dame el mundo, yo lo despierto.

Dame un peine para dejarlo
guapo antes de que cante el gallo.

Dame el mundo, yo lo entretengo.

Dame un cielo para pintarle
con nubes los versos del universo.

Dame el mundo, yo lo estreno.

Dame un rayo para montar
y andar en su instante que es siempre.

Poesía Contemporánea

hacerse nada

negro_haciendose_humo

La sangre brilla

y se
seca

como sombra.

Todo termina,
el remoto monasterio

de tantas
estrellas
y la arena.

Hemos aparecido pero ni
permanente es la luz
columpiando

como columna de humo
en nada y nada

pero un sueño
se viste de eventos
y gran sucesión de fundamentos.

Todo termina
otro eón arrugado en parpadeo,
mira el lenguaje

lanzar su
triste código de ideas.

La vista ha visto
tan poco que

es pequeño eructo
de puro finito.

¿Me oyes? Usted
que está tan atrás
tan arraigado en esqueleto
usted tan carne y alboroto,
balanceando el dolor
sobre el golfo de la pena.

¿Me escuchas? Todo
terminando escama de lira,
tanta mujer con clavos
haciendo lazos de luz
sobre la cruz.

La gota del caos.

Este mundo,

aquí.

Independiente, extraño
atravesando la memoria,
como un viento
inventando las ramas
de la vida.

Todo termina,
sin borde derramándose
sobre el negro

como una palabra
haciéndose piedra

y luego lento humo.

 

Poesía Contemporánea